martes, 8 de marzo de 2016

Héctor Díaz, un actor español de Marbella en Nueva York

download.png    El próximo viernes se estrena en Nueva York una obra de teatro arriesgada y comprometida protagonizada por ocho jóvenes actores entre los que se encuentra el español y por muchos años residente en Marbella Héctor Díaz.

    Héctor estudió en Marbella hasta el momento de empezar la universidad. Hizo Icade E1 en Madrid. Luego trabajó dos años en Alemania en el mundo empresarial y del derecho. Como pueden imaginar es un políglota inmerso.  Tras decidir optar por una carrera artística que lo haría vivir la vida con más intensidad a pesar de sacrificar la estabilidad adquirida, se fue a Nueva York y estudió Arte Dramático en la reputadísima Lee Strasberg.

    El artista es hijo de una familia muy conocida a nivel internacional, muy vinculada a la Asociación de Mujeres Universitarias de Marbella y nieto de pintores y actores. La perseverancia, el trabajo duro y la enorme creatividad corren por sus venas, pero a su vez es un hombre que quiere brillar por sí mismo y en su aventura como actor ha decidido elegir su nombre más sucinto, Héctor Díaz, poniendo por delante su imagen más hispana. Si os digo que es ahijado de Sean Connery os podéis hacer una idea de las posibles conexiones en el mundo del cine que podría tener si quisiera, aunque seguro que él se siente contrariado por mi indiscreción.

    En fin que este próximo viernes estrena una obra en el teatro Royal Family Performing Arts Space en NYC, “The Last Hour”, una obra situada en 2032 en una América futurista y convulsa, plena de conflictos y cuyo gobierno ha declarado la guerra a la mayoría de ciudadanos. Está protagonizada por ocho hombres de distintas razas, religiones y de diversidad sexual, recluidos en un apartamento de ladrillos rojos. Uno de estos hombres  es Jabbar Bagheri, interpretado por nuestro Héctor Díaz. Los diálogos, los conceptos que encierran, los conflictos humanos, la supervivencia, las pérdidas, las relaciones y los secretos hacen de esta obra un estudio de las emociones y del poder muy recomendable sobre todo en tiempo de elecciones.

    Deseamos a Héctor mucho trabajo y reconocimiento, por su valentía y por su esfuerzo personal, cuando lo podría tener tan fácil. Y a todos los actores, director, productores, iluminación, atrezzo… de la obra ¡¡¡¡mucha “merde”!!!!

1 comentario:

  1. Seguro que Broadway se rinde ante este joven de Marbella.

    ResponderEliminar