lunes, 24 de agosto de 2015

Tertulia AMUM de Agosto

   Lunes, 24 de agosto, a las 18.30 en el Champagne Room del Marbella Club. Esos eran los datos de la llamada para la tertulia de la Asociación de Mujeres Universitarias de Marbella en torno a la magnífica obra de Joseph Conrad, “El Corazón de las Tinieblas”.  Y un buen número de socias acudió a la cita a pesar de ser Agosto y estar nuestra ciudad llena de distracciones de lo cultural: playas, familias, trabajos, tumbonas, terrazas…

   En esta ocasión fue un verdadero acierto asistir a la reunión pues la obra de Conrad ha merecido una de las mejores tertulias que esta Asociación ha disfrutado. A pesar de que la mayoría de las asistentes han valorado muy positivamente el libro, la aportación de opiniones ha sido muy enriquecedora y los temas suscitados nos conminan a la reflexión más incómoda.

   En primer lugar se ha elogiado la estructura original de la historia donde existe una narración dentro de otra narración, tres son los narradores, la voz omnisciente, el narrador del Támesis y  Marlow, el narrador del Congo. También se ha valorado la prosa exquisita llena de figuras literarias como metáforas, símiles, hipérboles. La “novella” no sólo ha gustado por su forma sino por la densidad y clarividencia del contenido.
    Pero si nos quedáramos en la historia que se relata, como bien apuntó una de las socias, nos anclaríamos al simplicismo, porque bajo la narración de una aventura por el Congo a cargo de colonizadores, encontramos una reflexión profunda sobre el papel del Europeo como colonizador y “civilizador” de otras culturas “salvajes”, excusa, como bien se apuntó, para realizar una ingente cantidad de tropelías contra otros pueblos diferentes a nosotros pero que han perpetuado sus tradiciones y su forma de vida a través de los años. El europeo se siente superior a otros pueblos, el personaje más importante, Kurtz, es el producto de su educación en el Viejo Continente, alguien que se cree con el derecho de esquilmar las riquezas de otras formas de vida y que escribe en su informe “hay que exterminarlos”.

   Pero, profundizando en el tema, ¿de qué seríamos capaces nosotros si nos encontrásemos en su lugar?, ¿hasta dónde es capaz de llegar el ser humano? Esta brecha, que fue abierta por alguna socia, nos hizo dialogar sobre lo que el hombre puede llegar a hacer en nombre del grupo, de la patria, de los objetivos compartidos. Así nos preguntamos cómo los alemanes no se rebelaron contra la política psicópata de Hitler,  aunque algunos lo hicieran, pero el miedo, la masa, el pertenecer a un grupo motivado, los agravios anteriores, el nacionalismo… consiguen que el hombre pierda la capacidad crítica y si en algún momento consigue desvincularse de la norma, como le ocurre a Kurtz, puede llegar a la locura, producto de conocerse por dentro y de ser consciente de la maldad que ha ejercido, “el horror, el horror”.

    La obra está llena de simbolismo que empieza en un río y continúa por otro como camino de autoconocimiento, una senda que Marlow, el protagonista, recorre conociendo el comportamiento humano, haciéndose preguntas y reflexionando sobre el poder, el abuso, la fuerza, la corrupción de otros pueblos, la humanidad de los salvajes, la actitud de los europeos y, como apuntó una socia, la pregunta que se hizo el protagonista, si los negros atacaban o era que se defendían. Este tipo de reflexiones hicieron a algunas participantes pensar que Conrad era un tipo que se planteaba los temas del respeto a otras culturas, en contra de otras que pensaban que tantas expresiones racistas eran muestra de su parecer.


    En fin que acabamos hablando de si el hombre era bueno o malo en su condición más genuina y esto nos dio para otro buen rato que puso fin a una tertulia de altura que indiscutiblemente nos manda tarea para casa. ¿Quién, esta noche, no se va a plantear sus propios límites?

1 comentario:

  1. Gracias Ana por resumir tan acertadamente cuanto se dijo.

    ResponderEliminar